Nos entrevista en la revista The Ecologist y hasta que podáis leerlo en papel, lo compartimos con vosotros en primicia. Si no lo tenéis aún apuntado en vuestras agendas del 10 al 13 de Noviembre estaremos en BioCultura, en el recinto ferial de IFEMA, en Madrid. Os adelantamos la entrevista que nos hicieron para que vayáis abriendo el apetito eco.

¿Cuál es la filosofía de vuestra empresa?

 En Dhyvana creemos en una forma diferente de plantear la belleza, primando un cuidado positivo frente a un intento de ocultar supuestas imperfecciones. Con esta filosofía, formulamos nuestra cosmética ecológica sólo con ingredientes de la mejor calidad. Eliminamos los excipientes, consiguiendo unas fórmulas compuestas exclusivamente por principios activos. Eliminamos la negatividad asociada a alcanzar una belleza prototípica, defendiendo la belleza como un derecho y su búsqueda como un placer.

¿De dónde surge el nombre de Dhyvana?

Dhyvana es la unión de varios conceptos que queríamos reflejar con nuestra marca y nuestros productos.  Queremos que nuestro ritual de cuidado diario sirva para crear un pequeño remanso de paz, un nirvana en el día a día de todas las mujeres que merecen tomarse un descanso y dedicárselo a sí mismas. Además, buscamos que nuestras consumidoras recuerden en todo momento que son bellas, exactamente como son, y queremos que se sientan como auténticas “Dhyvas”.

¿A que os referís cuando decís que tenemos que buscar un cuidado 100% libres de prejuicios?

Para nosotros, defender una cosmética 100% libre de prejuicios es mucho más que palabras: es nuestra forma de entender el cuidado facial, planteándolo como un tratamiento que comienza por sentirse bien por dentro tanto física como emocionalmente. Entendemos que un cuidado positivo es incompatible con el planteamiento de muchas marcas que fomentan una belleza irreal e inalcanzable y que aumentan sus ventas a costa de las inseguridades que provocan.

En Dhyvana, lo principal es el bienestar de las personas, sin imponerles unos cánones tiránicos ni una visión irreal del mundo y de sí mismas. Os animamos a leer nuestro post: http://www.dhyvana.com/blog/cat/noticias/post/libre-de-prejuicios/ 

¿Qué tipo de cosmética tenéis?

Formulamos nuestros productos de cuidado facial ecológico para proteger la piel del envejecimiento y repararla de forma natural y efectiva. Utilizamos fitoextractos y aceites botánicos por sus propiedades terapéuticas, combinando la efectividad de estos ingredientes activos con una experiencia sensorial delicada y atractiva para la consumidora.

¿Cuál es vuestro producto más apreciado?

Estamos especialmente orgullosos de nuestro aceite facial de aguacate y vid. Este cóctel de aceites botánicos nos ha merecido unas cuantas fans J Su textura ligera y acabado seco se adaptan a todo tipo de pieles, desmontando el mito de que el aceite no puede ser utilizado con pieles mixtas o grasas. Además de hidratar profunda y prolongadamente, este aceite cuenta con ácidos grasos y vitamina E, lo que lo convierte en un elixir anti edad, ayudando a la regeneración cutánea y protegiendo la piel de la oxidación.

¿A parte de los parabenos qué otros productos son nocivos?

Eliminar los parabenos sólo es la punta del iceberg de los químicos nocivos a los que el consumidor está sistemáticamente expuesto. Para conseguir un auténtico efecto détox en Dhyvana elegimos certificar nuestros productos con el standard internacional BDIH, que nos garantiza que éstos están libres de toxinas. Así, en nuestras fórmulas eliminamos los parabenos, por supuesto, y también las siliconas, parafinas o cualquier otro derivado del petróleo. No utilizamos perfumes ni colorantes sintéticos, y reducimos al mínimo los conservantes, utilizando sólo aquellos idénticos a los encontrados en la naturaleza. En ningún caso utilizamos organismos modificados genéticamente (GMO), ni testamos en animales. Buscamos siempre la opción más sostenible, asegurándonos de que podemos hacer nuestra cosmética ecológica hoy y dentro de mucho tiempo.

¿Qué productos comercializáis?

Nuestra línea se compone de cinco productos que forman un ritual de cinco pasos.

Comenzamos con nuestro jabón de papaya y jengibre que limpia y descongestiona de forma equilibrada, sin resecar la piel, ni irritarla. Continuamos con nuestro exfoliante de miel y limón que elimina las células muertas y las toxinas de forma eficaz y deja la piel suave y lista para el tratamiento. El tónico de azahar con vitamina C ayuda a que el riego sanguíneo llegue a las capas más externas de la piel, contribuyendo a la formación de colágeno y aportando luminosidad. Nuestro aceite repara los tejidos e hidrata en profundidad gracias a los ácidos grasos de la uva y el aguacate y al aporte extra de vitamina E. Por último, la crema hidratante con malva silvestre hidrata, protege y calma la piel, consiguiendo una hidratación profunda y duradera.

¿Conoce el público español la cosmética ecológica y sus virtudes?

En España, a pesar de ser un sector en constante crecimiento, el consumidor de productos ecológicos sigue perteneciendo a un nicho reducido del mercado. Esto se debe a la escasa información sobre la diferencia en calidad de un producto ecológico frente a otro que no lo es, especialmente si nos comparamos con el nivel de concienciación en otros países.

En el ámbito de la cosmética, aún nos queda mucha labor informativa por delante sobre la importancia de eliminar las toxinas de los productos de cuidado personal.

¿Cómo veis el sector?

De nuevo, creo que es importante contextualizar la cosmética ecológica en un concepto más amplio, el del consumo ecológico y sostenible. La sociedad española está cambiando y lo está haciendo hacia un consumo cada vez más guiado por valores, eligiendo productos y marcas con los que identificarse.

Así, el sector crece de la mano de la concienciación social y medioambiental. El nuevo consumidor (aún un nicho, pero un nicho creciente) busca cada vez más productos ecológicos, productos de pequeñas empresas, de producciones sostenibles y de comercio justo. Creo que esta tendencia es una buena noticia no sólo para nosotros, quienes creemos en la cosmética ecológica, sino para toda la sociedad.

¿Qué esperáis de una feria como BioCultura?

BioCultura representa para nosotros una plataforma fantástica para llegar a un público más amplio y dar a conocer nuestra línea de cosmética. Hemos trabajado de la mano de nuestro laboratorio y de las consumidoras para conseguir un ritual muy especial, utilizando sólo ingredientes efectivos pero sin olvidar en ningún momento la experiencia del consumidor.

Con nuestra cosmética calidad y cuidado por hasta el último detalle esperamos sorprender a los visitantes más exigentes.